El Museo Thyssen-Bornemisza revisa la figura del impresionista Camille Pissarro

COMPARTIR TWITTEAR

Desde el 4 de junio hasta el 15 de septiembre estarán expuestas en el Museo Thyssen 79 pinturas de Pissarro ordenadas de forma cronológica, principalmente paisajes rurales de los lugares en los que vivió, como Louvenciennes, Pontoise o Eragny. También podemos encontrar de su etapa final paisajes urbanos que figuran entre las mejores imágenes artísticas de la pintura al inicio del siglo XX. Su pintura fue eclipsada por Monet, más comercial, y en esta muestra se revaloriza su figura. Es una muy buena ocasión para conocer al maestro del paisaje. ¿Quieres saber un poco más?

Pissarro

En 1874, unos artistas innovadores e independientes organizaron en París una exposición en un intento de conseguir reconocimiento y dar salida a sus obras al margen del Salón Oficial. Uno de los participantes, Claude Monet, expuso un cuadro que llevaba por título Impresión: Amanecer título que se empleó por reflejar las características de estas obras. Así nació, como una ocurrencia de la crítica que se transformó en el nombre de uno de los movimientos artísticos más importantes del siglo XX.

Entre los integrantes de la primera exposición colectiva de 1874 figuraban Claude Monet (1840-1926), Camille Pissarro (1830-1903), Pierre Auguste Renoir (1841-1919), Alfred Sisley (1839-99), Edgar Degas (1834-1917), Paul Cézanne (1839-1906) y Berthe Morisot (1841-95). Estos siete artistas, junto con Edouard Manet (1832-83), son considerados los principales pintores impresionistas. Degas y Manet también están vinculados, aunque no participaron tan activamente.

Pissarro nació en 1830 en la isla de Santo Tomás, (las Antillas). Estudió en Francia y regresó a su isla, luego marchó a Caracas. Regresó a París donde se establece en 1855, estudia pintura paisajística con Corot. En 1870 se refugia en Londres, por la guerra franco-prusiana. Conoce a Monet y estudia la obra de Constable y de Turner, lo que le llevaría al impresionismo.

Destaca la relación de su pintura con sus ideales políticos, ya que fue una figura central en la organización de las exposiciones que realizó el grupo impresionista entre 1874 y 1886, y el único artista que expuso en las ocho muestras. Su tema principal fue el paisaje. Sus temas campesinos reflejaban sus ideas anarquistas. Pissarro estaba convencido de que el futuro de la sociedad estaba en la descentralización y en un regreso a la vida rural. Varios de los miembros del grupo neoimpresionista que se formó en las siguientes décadas eran también anarquistas, entre ellos Paul Signac y Maximilien Luce.

Pissarro,

Pintor incomprendido por su esposa y sus padres, quienes al morir lo desheredaron. A las pretensiones de su madre, que deseaba tener un hijo comerciante, decía que debía tener paciencia, que ya podría vivir de sus cuadros. “La mujer sollozaba por ese hijo blando, que hablaba con suavidad, pero que era duro como una montaña de roca maciza en cuanto a su convicción de haber nacido para pintar”.

Camille no se equivocaba. Un día, por fin, el éxito llegó. Primero, tímidamente; luego, en forma avasalladora. Seguramente, la mujer se preguntó entonces si ese triunfo justificaba tantos años de privaciones, tantos hijos fallecidos atendidos por médicos que aceptaban como honorarios las pinturas.

Dejando un impresionante legado, el 13 de noviembre de 1903 muere Pissarro en su apartamento del bulevar Morland de París. Sin duda, con él muere uno de los grandes pintores impresionistas.

El Museo Thyssen-Bornemisza a través de 79 pinturas ordenadas de forma cronológica, redescubre al pintor de paisajes rurales y hace un recorrido por los lugares en los que vivió y pintó como Louvenciennes, Pontoise o Eragny. Por razones de salud y posiblemente económicas, se trasladó a una edad ya avanzada a la ciudad donde reflejó en sus obras, paisajes urbanos, imágenes artísticas de la pintura al inicio de la modernidad. Cuadros de París como el boulevard de Montmatre, la Rue de Saint-Honoré con efecto de lluvia o el Puente de Charing Cross en Londres. Así como las vistas de las manufacturas de algodón de Oissel.

El comisario de esta muestra es Guillermo Solana, director artístico del museo, y ha destacado el empeño del pintor por mantener “cohesionado” al grupo de los impresionistas hasta el final. Su labor docente, transmitió los “postulados del impresionismo a generaciones posteriores”. “Le importaba lo que los jóvenes artistas pudieran aprender de él”, comenta Solana, pero tenía una manera “discreta de influir”, decisiva en los fundadores de la modernidad.

Guillermo compartió el montaje de la exposición a través de las redes sociales, después del éxito de su iniciativa del Thyssen en 140 caracteres, que ya os comenté con anterioridad.

ciudad

El museo, en su nota de prensa, comenta la situación del cuadro de su propia colección La Rue de Saint-Honoré con efecto de lluvia. La obra sigue siendo reclamada judicialmente en Estados Unidos por la familia judía Cassirer como objeto de expoliación del nazismo. Un juzgado de California ha sentenciado en contra de la familia que ya vendió en su día el cuadro y también fue indemnizada por el gobierno alemán con 120.000 euros. Todavía queda por resolver el último recurso, pero el Museo Thyssen confía en que finalmente la justicia estadounidense legitime la propiedad del cuadro adquirido por el barón Thyssen.

Si queréis profundizar más en la vida de este enigmático pintor, comprometido políticamente y gran filósofo, os recomiendo la biografía que escribió Stone, que tituló Abismos de gloria, en la que se refleja un hombre real, incomprendido. Se trata de un libro muy documentado, que nos permite acercarnos a la vida complicada y grandiosa de Pissarro.

¿Os gustan las obras de Pissarro? ¿Qué os ha parecido la muestra del Thyssen?

    COMPARTIR TWITTEAR

    ¿Algo que decir? ¡Deja tu huella!

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs