Rosa Montero sobre Madame Curie, el amor y la muerte

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Emocionante libro inclasificable sobre la muerte, el dolor, el avance científico y sus peligros, el amor, la maternidad, los escándalos de adulterio, el papel de las mujeres en la historia de la ciencia, el éxito y la fama. Pero sobre todo sobre la libertad de escribir. Sobre la posibilidad de desprenderse de la auto censura y de la necesidad de ser aceptado, para atreverse a ir al centro del abismo del ser. Liberarse del ego para, en palabras de Rosa Montero, “descender hasta el fondo del inconsciente para escuchar por un instante la canción colectiva”.

Madame Curie en su laboratorio

No creo que Rosa Montero creyera en el matrimonio. No en ese amor con anillos y papeles firmados al que se refería la canción de Silvio Rodríguez. Ella convivió como pareja de hecho con el periodista Pablo Lizcano hasta que al final, cuando éste se encontraba muy enfermo de cáncer, se casaron. Supongo que, como algunos amigos de mi generación que se están casando ahora, Rosa y Pablo lo hicieron por motivos prosaicos, legales, motivos de herencias y derechos de autor Después de que Lizcano falleciera, una amiga de Rosa Montero, editora, le pasó a ésta el diario íntimo que Madame Curie escribió después de que su esposo Pierre falleciera en un accidente atropellado por un carruaje de caballos. La idea era incitar a la escritora a una reflexión literaria sobre la muerte, sobre el duelo, sobre la viudez.

El término viuda está cargado de tremendas connotaciones, la mayoría de ellas bastante negras, como el nombre de una araña venenosa. En muchas culturas a las viudas se las enterraba vivas o se las incineraba en la pira crematoria de sus maridos. Madame Curie sobrevivió a Pierre y obtuvo un segundo premio Nobel, de Química, después de la muerte de éste. También vivió muchos años, más de sesenta, incluso habiendo estado sometida a radiaciones mortíferas durante mucho tiempo. Su naturaleza física y psicológica era sin duda extraordinariamente fuerte. La necesitó para sobrevivir viuda en un mundo de hombres con dos hijas pequeñas, recibiendo ataques feroces del muy masculino y machista establishment, como cuando el propio Lord Kelvin intentó desprestigiarla publicando un artículo en The London Times afirmando que el radio no era un elemento sino un compuesto del helio y plomo. Todo ello cuando había caído en desgracia por su relación adúltera con un ex alumno.

Rosa Montero Rosa Montero, con su diestra capacidad de disección de las complejidades de las emociones humanas, es capaz de detectar todo tipo de longitudes de onda en el espectro de los sentimientos de duelo. La espléndida narración de la historia de Curie le sirve de herramienta de desprendimiento. Rosa dice que le gustan las biografías y que las utiliza como cartas de navegación de la existencia. Imaginando cómo se sentía Marie cuando escribía los escalofriantes diarios, (eran íntimos, nunca se escribieron con el fin de ser publicados y algunas de las anotaciones son desgarradoras) Rosa Montero puede poner la distancia formal que necesita un artista para poder elaborar algo que tenga fuerza universal, algo que no sea privado. Con este recurso también se transporta en el tiempo y usa la vida de la científica para reflexionar sobre los derechos y las oportunidades de las mujeres en ámbitos diseñados para el florecimiento y el confort de los varones.

La autora ha declarado que este no es un libro de autoayuda. Yo creo que es un intento de venganza poética contra la muerte y está lleno de hallazgos líricos conmovedores, como cuando Rosa habla de la pureza de la pena, o cuando resalta la intención de Curie de rodearse de un gran silencio. Quizá haya sido terapéutico para ella. Con el mapa de la vida de Curie en la mano, Rosa ha podido navegar más fácilmente las tormentosas aguas de la desesperación y se las ha arreglado para, además, contarnos sus reflexiones sobre otra vida de mujer viuda y hablarnos de otras mujeres, protagonistas de historias o narradoras. También aprovecha la narración para insertar ideas sobre asuntos importantes y determinantes de los comportamientos humanos. Para ello usa las hashtags o etiquetas tan extendidas en Twitter y en todo el ciberespacio para señalar los trending topics o tendencias. Ella usa #Ambición, #Culpa, #DebilidadDeLosHombres, #Intimidad, #HacerLoQueSeDebe, #Ligereza y otras. Además de añadir un elemento de ligereza (¿o debería decir #Ligereza?) a su escrito, pues lo acerca más a nosotros, le dan la oportunidad de agrupar estos temas. Al final del libro hay un índice de hashtags, que nos ayuda a volver sobre los pasajes donde se mencionan.

Archivado en Biografía, Ciencia, Historia, Libros, Memoria, Muerte
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • […] Lola Moreno en Atlas cultural, Rosa Montero sobre Madame Curie, el amor y la muerte […]

  • Delfina dice:

    Me encanta el comentario que has hecho sobre el libro. Lo leeré seguro! Vivimos apresurados y apremiados por cuestiones que realmente no son tan importantes como nos parecen mientras que las realmente importantes nos pasan desapercibidas. Este año ha sido un año de cambios, serán los 50… No me he quedado viuda, pero casi, y además se ha muerto mi abuelo,que sólo era abuelo en el nombre porque realmente era mi padre. El único que conocí!! Qué dura es la pérdida!!!! Cómo es sentir esa sensación de orfandad cuando ya casi tienes edad de ser abuela! Cuántas cosas se nos quedan en el tintero! Un besazo Lolilla!!! Eres grande.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs