“Sorolla, el color del mar”, en el Museo Sorolla (Madrid)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Museo Sorolla nos presentó el 23 de mayo una muestra refrescante sobre el mar, si la visitáis seguro que no podréis resistiros a la tentación de venir a Valencia, mi tierra, a conocer esa luz y ese mar que supo capturar uno de los grandes maestros. La muestra “Sorolla, el color del mar” estará hasta al 20 de octubre. Expone 66 obras de pintura de la colección del museo, algunas nunca antes expuestas. Un buen plan para este verano y una excusa perfecta para desplazaros a ver los paisajes mediterráneos.

Barcos

Joaquín Sorolla y Bastida captó la luz del Mediterráneo como nadie. Nació en Valencia en 1863, procede de una familia humilde. A los dos años queda huérfano, desde pequeño destaca en dibujo y pintura. Se matricula en la Escuela de Artesanos donde asiste a las clases del escultor Cayetano Capuz.

Trabajará como cerrajero y coloreando fotografías mientras asiste a las clases en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos. En 1881 visita el Museo del Prado y queda impresionado por Velázquez, Ribera y El Greco.

Consigue mediante un premio una pensión para estudiar en Roma y París. Contrae matrimonio con Clotilde García del Castillo en 1888, con quien tendrá tres hijos. Emprende una carrera de premios y reconocimiento como la Medalla de Primera Clase en 1895 con Aún dicen que el pescado es caro, obra con la que participa en el realismo social de moda en aquellos años.

Alcanza su madurez artística en Madrid, donde destaca en la realización de retratos. Su fama llegará con las exposiciones de París (1906) y Nueva York (1909), en las que alcanza un importante éxito de ventas y de crítica.

Su estilo y dominio de la luz es muy apreciado. La luz valenciana y sus gentes protagonizarán sus cuadros, como en Niños en la playa .

Decorará la Hispanic Society de Nueva York, en sus últimos años de vida, con paneles de imágenes cotidianas.

mujeres

Madrid presenta del 24 de mayo al 20 de octubre de 2013 una grandiosa muestra que reúne 66 obras de pintura de la propia colección del museo, algunas nunca antes expuestas, y objetos propios de la pintura.

Esta muestra sigue la línea del Museo Sorolla, con diversas obra del pintor para su estudio y material complementario. En este caso el tema escogido es el que más fama dio a Sorolla, la pintura del mar.

La exposición se centra en el color del agua y en el mar. Podremos observar en estas magníficas obras los efectos de la luz sobre el mar y las atmósferas que recrean magistralmente el paso de las horas del día, las estaciones de año y las distintas geografías.

La exposición se desarrolla en tres apartados:

– El espectáculo incesante – Las horas del azul – De la naturaleza a la pintura

Junto a los cuadros, varias vitrinas con objetos apuntan algunos temas como motivos de reflexión para el visitante: el color y la percepción, el color en la naturaleza, los medios del pintor.

Una de las cartas de James Newman expuestas en la vitrina enviada desde Londres en 1910 nos revela el pedido realizado por el maestro Sorolla a la casa “Winsor & Newton” de varios colores al óleo, un pedido que se convierte en objeto de investigación por parte de los expertos y que nos convoca a realizar las jornadas dedicadas a la práctica pictórica del maestro en el marco de esta exposición temporal.

niño

Si os quedáis con ganas de más, os invito a pasear por Valencia y por la Ruta Sorolla, un recorrido constituido por enclaves de interés cultural de la ciudad de Valencia relacionados con la vida y obra de Joaquín Sorolla.

Comienza en la Lonja de la Seda, en el barrio en el que nació el artista. El recorrido llega hasta la playa de la Malvarrosa, quizás el lugar más frecuentado por el pintor, que realizó allí algunas de sus obras más importantes.

Cada punto está acompañado por un texto que explica la relación de Sorolla con el lugar. Pinchando sobre las ilustraciones se accede a una galería de imágenes actuales y de la época que nos acercan a la historia de la Valencia de hace un siglo, la vida y la obra de Joaquín Sorolla.

Después de ver esta muestra seguro que no podéis evitar daros un chapuzón en ese Mediterráneo que tan bien supo capturar. Espero que os guste la muestra y los que tengáis oportunidad no os perdáis la ruta, el baño y la paella valenciana.

¿Habéis podido hacer algo de estas actividades? ¿Qué os ha gustado más, la exposición, la ruta, el baño o la paella?

Archivado en El color del Mar, Museo Sorolla, Pintura, Ruta Sorolla, Sorolla
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion