15 películas de acción que no debe perderse tu hijo de 15 años (II)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¡Que enmudezcan nuestras lenguas y empiecen a hablar las manos! ¡Que suenen los disparos! ¡Que retumben las explosiones! ¡Coches por los aires! ¡Persecuciones atropelladas! ¡Salpicaduras de sangre! Dios, a este ritmo voy a dejar un bonito cadáver, ¿verdad, James Dean? ¿Se parece tu cachorro al gigante que descansa al este del edén? Estás leyendo el segundo artículo de la serie, nos quedaban siete películas de acción que no debe perderse tu hijo de 15 años, y aquí las tienes. No hemos descansado hasta que hemos tecleado el punto final. Todo tuyo.

Bullit

Segundo capítulo. Espero que la primera parte de las 15 películas de acción que no debe perderse tu hijo de 15 años te haya hecho soltar alguna lagrimilla. ¡Flojo! Los tiroteos, la sangre y los efectos especiales te seguirán subiendo las pulsaciones. Tu hijo ya te respeta un poco más, ¿no? Sabe que nunca serás un tipo duro, pero no está todo perdido, al menos, no estás viendo la filmografía de Almodóvar…

¡Arriba, haragán! ¡No desperdicies la vida! Ya dormirás bastante en la sepultura.

Benjamin Franklin exhaló su último aliento en el siglo XVIII, así que no tuvo la oportunidad de comprar una entrada de cine para ver estas historias en pantalla grande, pero su aguda reflexión me sirve para ir al grano. ¡Vamos allá!

En busca del arca perdida – Raiders of the Lost Ark – 1981

Películas de acción

Steven Spielberg y George Lucas levantaban un castillo de arena en Mauna Kea, en Maui, cuando una gota de agua salada se metió en el ojo de uno de ellos, y decidieron recostarse sobre las viejas películas de los años 30 y ponerse una visera de James Bond, esperando a que soplara el viento y empujara las nubes hasta modelar un héroe con látigo y sombrero fedora marrón: Indiana Jones.

¡Odio las serpientes!

Un profesor de arqueología con gafitas, interpretado por Harrison Ford y no por Tom Selleck, gracias a Dios, que huye de su universo académico y a punto está, de ser aplastado por una gigantesca bola de piedra. Debe encontrar el Arca de la Alianza. Ahí se conservan las Tablas de la Ley que Dios entregó a Moisés. Según la leyenda, quien las posea tendrá un poder absoluto. Y los nazis andan tras la pista… ¿Qué se puede decir de Indiana que no se haya dicho ya? Nada. John Williams, queremos un hijo tuyo.

Casino Royale – Casino Royale (James Bond 21) – 2006

James Bond

Sí, sí, sí, Daniel Craig no es Sean Connery, no tiene su atractivo y su elegancia natural, y sin embargo, nadie podrá negar que Casino Royale es un sublime entretenimiento de acción. Y que Daniel es un actor más que notable. Pierce Brosnam exudaba glamour y clase, y el doctor Owen Hunt de Anatomía de Grey, fisicidad. Lo que perdemos en ironía, lo ganamos en silencios y arrogancia. Este nuevo Bond es más complejo y oscuro. Más real. Si damos por hecho, ingenuos, que esta palabra no es pecado en la saga de Victor Fleming.

Si solo te hubieran dejado la sonrisa y el dedo meñique, serías más hombre que todos los hombres que he conocido.

Soy un enamorado de Goldfinger y sé que haber elegido otra me atormentará el resto de mi vida. No importa, aprenderé a vivir con ello. El parkour de la persecución inicial me dejó pegado a la butaca. Por no hablar de la partida de póker con Mads Mikkelsen, el heredero de Anthony Hopkins como Hannibal Lecter… Esta electrizante película narra la primera misión del agente británico James Bond como agente 007, es decir, justo después de haber obtenido su licencia para matar. El 00.

Coge otro ascensor. En este no hay suficiente espacio para mí y para tu ego.

Bullit – 1968

Pelis de acción

No es solo la majestuosa persecución entre el Dodge Charger y el Ford Mustang por las sinuosas y onduladas calles de San Francisco; que también. Bullit es una de las mejores películas de acción que ha dado el séptimo arte. Sin duda. Y si me lo discutes, te tatúo la cara de Jacqueline Bisset en el…

Cuando veo escenas de esta historia policíaca protagonizada por el inmenso y carismático Steve McQueen, me quedo como narcotizado, me subyugan. Son mi gran evasión. Me encierro en “la nevera” y lanzo la pelota de béisbol contra la pared una y otra vez. ¿Te “molan” las coderas en las americanas de los setenta? Steve sí que era un auténtico rebelde sin causa. Lo siento, señor Bourne…

La jungla de cristal – Die Hard – 1988

La jungla de cristal

Bruce Willis era un simpático actor de televisión, la estrella de Luz de luna. Pero se había estancado. El empleo que le daba de comer, no llenaba el plato de su ambición. Sus fregados con Cybill Shepherd eran la mar de ingeniosos y la tensión sexual no resuelta entre los dos, una percha que mantenía a los espectadores colgados frente a la caja tonta.

¡Yippi ka yei, hijo de puta!

Un golpe de suerte. John McClane puso de moda las camisetas de tirantes blancas en los 80. Aunque a mi abuelo le sentaban mejor… ¡y además estaban limpias! Menuda es mi abuela… Bruce Willis interpreta un héroe solitario, explosivo y socarrón, que intentará impedir una ataque terrorista. Veamos, a estas alturas ya todo el mundo sabe que John no es el vecino del quinto, es un policía neoyorquino que viaja a Los Ángeles con la sana intención de salvar su matrimonio.

Y sin embargo, los planes se tuercen y su misión última será proteger el Nakatomi Plaza, un rascacielos, y a todos los rehenes que un genial Alan Rickman y sus secuaces mantienen secuestrados. Entre ellos su ex, Holly. La noche de los cristales rotos. Atención a Reginald Veljohnson, el legendario Carl Winslow…

Braveheart – 1995

Mel Gibson

Luchad, y puede que muráis. Huid y viviréis… un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho de muerte, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos los días desde hoy hasta entonces por una oportunidad, ¡sólo una oportunidad!, de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán… ¡¡La libertad!!

Después de esto, yo no debería añadir nada más. Ni siquiera Pep Guardiola ha escrito jamás un mejor discurso motivacional. ¿Un domingo cualquiera? ¿Martin Luther King? ¿Hitler? ¿John Fitzgerald Kennedy? ¡Qué dices! No, en serio. Hay películas que marcan a una generación… y acabas disfrazándote de lo mismo cinco años seguidos. Carnaval, carnaval. Con tu faldita de cuadros, y esa maldita pintura azul en la cara, que días después, aún rascas para borrar.

Mel Gibson no será eternamente joven, y aunque las señales indican que este patriota es un caso perdido fuera de los platós, sus obras han abierto los ventanales de la posteridad. Cuando el río crece… precisamente agua, no lleva. Si no se te pone la carne de gallina con William Wallace, eres un caso perdido. Y yo no pagaré rescate por ti. Tendrás que protagonizar un motín a bordo para tener vacaciones en el infierno. Ponte a rezar. Dale al play y apaga la luz, necesitas una sesión de La Pasión de Cristo.

Las flechas cuestan dinero, los muertos no cuestan nada, envía a la infantería.

Operación Dragón – Enter the Dragon – 1973

Bruce Lee

Una tabla no devuelve el golpe.

Pero Bruce Lee no era una tabla, e incluso durante el rodaje tuvo que repartir cera. Los extras le desafiaban constantemente. Operación dragón es su película más significativa. Se estrenó en Hong Kong una semana después de su inesperado fallecimiento, y en Estados Unidos quince días más tarde. Una pena.

Este chico tenía un don. El compromiso que adquirió con sus incondicionales no se limitaba a dar patadas, era un filósofo. Tenía tal carisma, que infectó y esparció el fervor por las artes marciales a lo largo y ancho de Occidente. Bruce es una leyenda, el culto a su imagen en los gimnasios aún resiste el paso del tiempo. Su influencia es como una cobra, que se siente antes de verse.

Mi estilo, es el arte de luchar sin luchar.

Alien, el octavo pasajero – Alien -1979

Ridley Scott

Aquí habrá polémica, lo sé. Algunos dirán que Aliens de James Cameron tiene más acción que esta de Ridley Scott. Y tienen razón. Pero esta lista la he trabajado yo, así que yo decido. Horas y horas deliberando… incluso días. Sin pensar en nada más. Tumbado en una hamaca.

Aún no habéis comprendido a qué os enfrentáis. Un perfecto organismo. Su perfección estructural solo está igualada por su hostilidad. Yo admiro su pureza, es un superviviente al que no afecta la conciencia, los remordimientos ni las fantasías de moralidad… No tenéis ninguna posibilidad, pero… contáis con mi simpatía.

Lo que yo sentí al ver salir el alien de la tripa de John Hurt fue más que un susto. Puedes decir que el ritmo es lento… y entonces, ¿por qué los latidos de mi corazón iban tan acelerados? Un suspense absorbente y tenebroso. Me tiemblan los huesos cada vez que mis sueños me mandan a paseo por los oscuros pasillos del Nostromo buscando a la suboficial Ripley. A Sigourney Weaver en braguitas.

Archivado en Alien, Braveheart, Bullit, Casino Royale, Cine, En busca del arca perdida, Indiana Jones, James Bond, La jungla de cristal, Operación Dragón
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion