El “Caníbal” se atraganta

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Manuel Martín Cuenca presentó en el Festival de San Sebastián, “Caníbal”. Aunque primero había dejado huella en la alfombra roja de Toronto. De ahí las grandes expectativas que había generado la película. En la ciudad de la gastronomía nos pusimos el babero y nos sentamos a la mesa esperando un plato de tres estrellas Michelin… el chef te va a sorprender, pensé. Me desabroché un botón del pantalón. Hasta que el camarero trajo una bandeja con carne cruda. Y fría. Antonio de la Torre encarna a un sastre solitario y meticuloso que no sobrecoge. Una fotografía más que notable, una atmósfera turbadora… y la nada.

Manuel Martín Cuenca

Canibal recibió muy buenas críticas en Toronto, así que el día que la proyectaron en el Zinemaldia, nos frotamos las manos. ¡Hoy toca relamerse! ¡Burlarse del miedo! Un psicópata. Un verdugo sin capucha, sereno e inteligente. Como Hannibal Lecter. Señor Hopkins, he aquí otro discípulo. Un antropófago que no pisa jamás una carnicería, un salvaje educado y frío. La referencia era inevitable, y el olor a sangre enrojecía las moléculas de oxígeno que respirábamos en el Teatro Principal. La España negra.

Manuel Martín Cuenca

El guion es el taladro que agujerea el cráneo de la producción. Lo escribieron a cuatro manos, Manuel Martín Cuenca y Alejandro Hernández, y está inspirado en un relato corto de Humberto Arenal. Vamos a clavar el tenedor y el cuchillo… en la costilla. Caníbal nos cuenta la historia de Carlos, el sastre más prestigioso de Granada. Un hombre respetable de mediana edad. Un tipo reservado, pulcro y detallista. Su vida es el trabajo y masticar, pero no habas con jamón, patatas a lo pobre o cabrito en ajo caballín. Come mujeres. Turistas, anónimas foráneas, desconocidas con las que no tiene ningún vínculo emocional. Viste el sadismo con una melodía de naturalidad.

Todo eso cambia el día que conoce a Nina, una joven rumana que busca desesperadamente a su hermana gemela. Ambas interpretadas por la misma actriz rumana: Olimpia Melinte. Al parecer, la chica se ha evaporado, nadie la ve desde hace unos días. La hermana se llama o llamaba, Alexandra, y ejercía de masajista. Se había mudado recientemente al bloque de pisos de Carlos. Nina está agobiada y necesita ayuda. Y Antonio de la Torre le hace un traje de babas con la mirada. Una mirada oscura e incómoda. Los ecos y el fervor de la Semana Santa y un fin de semana en Sierra Nevada, te dejarán helado.

Básicamente, ésa es la historia. No sacaremos de debajo de la tierra un cuerpo más espinoso. No andes a la caza de complejidad. El desarrollo de la trama es más que correcto, un drama psicológico lento. El director sabe crear desasosiego y conmover… estás sentado en la butaca esperando que ocurra algo, que llegue el clímax, que te sorprendan… y no. Hay algún susto, llovizna, pero el pánico no te cala. No te tapas la cara con las manos y luego abres los dedos para fisgonear, incapaz de contener tu curiosidad. No.

Antonio de la Torre

Si fuera una película yankee, no creo que los críticos gafapastas tuvieran piedad con ella. Su argumento no es demasiado original, no es capaz de romper cristales. Lo más destacable es su fotografía. Elegante y exquisita. La atmósfera es fría y gélida. Igual que el clima, y que su talentoso protagonista: Antonio de la Torre. Tanto él como Carlos, muestran su oficio. Un papel cimentado en retener las emociones. Siniestro. Un honorable ciudadano que maneja las tijeras en un viejo taller, al que llega paseando por empinadas callejuelas.

En dos ideas. Caníbal quiere que reflexiones, quiere que te preguntes si el amor y la ternura, pueden convivir con el mal… con el canibalismo. Tú verás… Si esperas una película gore, sangre manchando las paredes, olvídate. Es un producto demasiado aséptico, demasiado sutil, es un hachazo que salpica buen gusto. Desgraciadamente…

¿Será capaz el amor de redimir al monstruo? ¿Podrías tener un vecino con estas aficiones?

Archivado en Antonio de la Torre, Caníbal, Canibalismo, Cine, Cine español, Donostia Zinemaldia, Festival de San Sebastián, Granada, Humberto Arenal, Manuel Martín Cuenca, Semana Santa
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos