La Excalibur de piedra y el primer Hombre

La Excalibur de piedra y el primer Hombre

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Casi todo el mundo sabe que Excalibur fue la espada del mítico rey Arturo, pero pocos saben que hay otra Excalibur, que es real, que está en España y que es un testimonio importantísimo de la historia de la Humanidad. Se trata del bifaz Excalibur (bautizado así por Juan Luis Arsuaga y su equipo, que lo descubrieron en 1998), un hacha de mano de cuarcita roja hallado en Atapuerca, concretamente en la Sima de los Huesos. Actualmente puede contemplarse en el Museo de la Evolución Humana, situado en la ciudad de Burgos.

El hacha de mano conocido como Excalibur

El año pasado tuve el placer de contemplarlo con mis propios ojos, a través de una vitrina, en el museo antes citado. Museo muy recomendable para visitar, por cierto, para todos los amantes de la cultura y de la historia. Yo ya había oído hablar antes del bifaz Excalibur, cuando cursaba la carrera de Historia, y al verlo allí sentí un escalofrío milenario. Para mucha gente es una pieza que puede pasar desapercibida. “Una simple piedra rojiza”, pensarán muchos, pero nada más lejos, el bifaz Excalibur es el ajuar funerario más antiguo descubierto hasta la fecha.

Está datado en unos 400.000 años, periodo en el que el Homo Heidelbergensis habitaba aquellos parajes. El tipo de cuarcita es raro en la zona, por lo que se deduce que fue importado de otro lugar. Fue hallado junto a los restos óseos de unos treinta individuos, en lo que se supone una fosa común o lugar de enterramiento. La hipótesis que lo hace valioso, es que fue arrojado a aquella sima a modo de ofrenda funeraria.

El ajuar funerario más antiguo de la historia

De ser cierta esta hipótesis, estamos ante un gran hallazgo en cuanto a simbolismo se refiere, ya que denota que hace 400 milenios, había seres a los que ya no se los puede considerar animales, pues cierta chispa de espiritualidad, de conciencia y de fraternidad los comenzaba a alumbrar, ya que fueron capaces de realizar ese gesto simbólico de arrojar un útil valioso (recordad que hemos dicho que se trataba de un material raro en la zona) a un agujero oscuro, en memoria de algún ser querido muerto.

Así pues, Excalibur, esa “piedra” roja, convierte a la Sima de los Huesos, una oscura cavidad vertical situada en la provincia de Burgos, en el cementerio más antiguo del mundo; y convierte también a aquellos que la arrojaron a modo de ofrenda, en los primeros seres con rasgos de humanidad…, a saber.

Archivado en Atapuerca, Bifaz Excalibur, Evolución, Homo Heidelbergensis, Museo de Burgos, Ritos funerarios
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs