La temporada de verano seriéfilo toca a su fin

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Las series de otoño están ya cerca, pero antes me gustaría analizar lo que ha dado de sí el verano. Las cadenas generalistas norteamericanas se han dedicado a reponer sus series estrella y sus estrenos han sido pocos y de dudosa calidad. Por el contrario las cadenas de cable sí han emitido series de bastante calidad, siguiendo su línea habitual durante todo el año. Un fenómeno nuevo ha emergido, se trata de Netflix, la plataforma de series y películas por Internet ha producido dos grandes series que han cautivado a la audiencia.

El final de nuestro asesino favorito

El mes de septiembre está ya a la vuelta de la esquina y volverá, como todos los años, cargado de novedades y esperados retornos, pero aún estamos en el mes de agosto y desde luego que hay mucho y muy bueno que ver en estas fechas. Sobre todo en las cadenas de cable como AMC, HBO o Showtime.

Las cadenas generalistas por excelencia no han aportado grandes novedades a la midseason y mucho menos al verano, donde han sido escasos los productos de estreno y abundantes, por el contrario, las reposiciones de sus series más importantes –sobre todo comedias que son más fáciles de seguir al tener líneas argumentales autoconclusivas. También mucho reality show, justo como en España. Así de lo poco que se ha estrenado destaca Crossing lines (NBC) –serie policiaca sobre agentes que buscan criminales atravesando fronteras– que están reponiendo poco después de finalizar el pasado mes de julio; Mistresses y Rookie blue (ABC). La primera es un remake de una serie homónima británica con Alyssa Milano (Embrujadas), y la segunda es otra serie policiaca, de la que se está emitiendo la cuarta temporada. También encontramos Imborrable (CBS), segunda temporada de esta ex agente de policía de Nueva York que no puede olvidar nada de lo que ve.

Sin embargo, las cadenas de cable no entienden de temporadas, siguen a lo suyo, que no es otra cosa que programar grandes series, incluso en ocasiones, las mejores que tienen en sus respectivas parrillas. La cadena AMC está emitiendo la tercera temporada de Hell on wheels, una serie western con un público fiel que finalizará en octubre. Pero, sobre todo, está emitiendo los últimos ocho episodios de una de las series más importantes de los últimos años, Breaking Bad, que acabará el próximo 29 de septiembre y la que, por supuesto, tendrá el espacio que merece su esperadísimo final. La HBO no se queda atrás y este domingo cerró la sexta temporada de True Blood con toda la sangre, violencia y erotismo que se puede esperar de cualquier serie de vampiros que se precie. También ha programado para hacernos pensar un poco en la temporada estival The Newsroom, esta gran serie periodística del brillante guionista Aaron Sorkin (El ala oeste de la Casablanca, La red social) y protagonizada por Jeff Daniels y Emily Mortimer. En Showtime también hay novedades. Una que llega, Ray Donovan, donde Liev Scrhreiber (X-men Origins: Wolverine) se dedica a arreglar problemas entre la jet set de Los Ángeles, que no hemos tenido ocasión de ver todavía aunque todo parece indicar que será una buena serie. Y otra que se va para siempre es Dexter, que cierra su ciclo después de ocho temporadas en las que Michael C. Hall ha interpretado de forma magistral al asesino en serie Dexter Morgan, al que sin duda echaremos de menos.

La serie de más exitosa de Netflix

Espacio aparte merece el fenómeno de este 2013, por novedoso y también por la tremenda calidad de sus primeros productos. Se trata de la plataforma de series y películas online Netflix, que este año ha decidido lanzarse a producir series para emitir exclusivamente por Internet y la jugada no ha podido salirle mejor. Han sido dos series: la primera es House of cards, un remake de una serie británica del mismo nombre y que han protagonizado Kevin Spacey (American Beauty) y Robin Wright (Moneyball) y que se estrenó en la midseason. La otra serie se llama Orange is the new black, creada por Jenji Kohan (Weeds), que narra un drama carcelario que ha triunfado entre el público y la crítica. Ambas series han sido renovadas para una segunda temporada. La otra gran novedad que ha aportado Netflix es que, al ser una plataforma y no una cadena, ha puesto a disposición de la audiencia los trece episodios de ambas series el mismo día de su estreno, de esta forma se puede ver la serie en un solo día, en dos o en los que se quieran, algo que hace que la audiencia no decaiga por la espera semana a semana.

El presente y el futuro de las series parece estar en el cable y ahora también en Internet. Lo que está claro es que la ficción en cadenas generalistas lo tienen muy difícil, ya que su medio de financiación es la publicidad, por lo que la guerra de audiencias deja muchos cadáveres por el camino, algunos merecidos y otros no. Esta temporada que se acerca no será menos. ¿Cuál de estas series seguís?¿Habéis visto alguna de las series de Netflix?¿Os entristece el fin de Dexter y Breaking Bad?

Archivado en AMC, Breaking Bad, Dexter, HBO, Netflix, Series, Showtime
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion