Birdman, la última función de Michael Keaton

Birdman, la última función de Michael Keaton

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Seguimos nuestro repaso a las películas oscarizables y hoy le toca el turno a una de las que más ha dado que hablar desde su estreno en Venecia. Se trata de Birdman, la nueva joya de Alejandro González Iñárritu, que vuelve a arriesgar con una atractiva narrativa pero alejada de sus ya clásicas historias paralelas. En su nuevo filme, el director mexicano apuesta por el (falso) plano secuencia para contar una historia sobre el mundo del teatro.

Dirigida por ALejandro González Iñárritu

El plano secuencia se convierte en un personaje más de la película, tan importante como el resto, que da la continuidad necesaria para que parezca estar contada de la misma forma que una obra de teatro. Parece una propuesta muy arriesgada y he de reconocer que cansina y algo mareante pero sin esta manera de narrar Birdman se convertiría en una película normal y corriente. También ayuda a aportar el frenetismo que pide la historia y los sentimientos que están experimentando los personajes en las vísperas previas a un estreno en Broadway. Lo que está en juego para sus respectivas carreras, las situaciones personales y los demonios internos de este Riggan, hace que la película parezca una jaula de grillos pero todo mezclado la convierte en una obra muy especial.

Birdman nos cuenta la historia de Riggan Thompson, un estrella de cine venida a menos tras protagonizar las películas del hombre pájaro en los 90. Con el fin de trascender, Thompson se embarca en la adaptación teatral de What We Talk About When We Talk About Love, de Raymond Carver, que él mismo produce, dirige y protagoniza. Para ello reúne un elenco de actores de los más variopinto, incluida una gran estrella como Mike Shiner (Edward Norton), que intenta robarle protagonismo y es el catalizador para llevar a todos los personajes al extremo, dentro y fuera de la obra. Supongo que sobra decir que Riggan guarda un paralelismo descarado con la figura de Michael Keaton y el Birdman que protagonizó en la ficción con su Batman, por lo que la elección del actor es perfecta, como si estuviera escrita para él.

Michael Keaton, Naomi Watts

No estamos ante una película para ver a actores contenidos como La Teoría del Todo, por ejemplo, sino a un elenco totalmente desatado e histéricos al más puro estilo neoyorkino. Keaton está sobresaliente tanto en los momentos más cómicos como en los dramáticos y su favoritismo compartido con Eddie Redmayne para los Oscars será uno de los grandes duelos de la noche sobre todo tras sus sendas victorias en los Globos de Oro La otra nominada del filme es Emma Stone, soberbia pese a su corto papel que demuestra que la joven actriz tiene un futuro prometedor. Tampoco están nada mal el mencionado Norton y Naomi Watts, que es un gozo verla actuar dentro de la función. El gran trabajo actoral es fruto del talento de los intérpretes, pero está claro que Iñárritu ha hecho un gran trabajo con ellos, por lo que el premio al Mejor Director no debe escapársele.

Birdman tiene en su contra parecer una película poco seria y muy experimental, es decir, se sale de lo que la Academia piensa que es un filme de Oscar y no creo que se arriesguen a concederle el premio gordo pero más allá de los premios, hay que valorarla como una obra diferente y atrevida que probablemente acabe siendo más recordada en el futuro que la que resulte vencedora

Archivado en Alejandro González Iñárritu, Birdman, Michael Keaton, Oscars 2015
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs