Better Call Saul, éxito asegurado

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Spin off de Breaking Bad

Hace una semana se estrenaba una de las series más esperadas y que más curiosidad ha despertado en los últimos tiempos, sobre todo por ser el spin-off de Breaking Bad, con todo lo que ellos conlleva. Movistar Series emitió los dos primeros capítulos de Better Call Saul en menos de 24 horas tras su emisión en Estados Unidos, donde significó el estreno de cable más visto de la historia. Esas cifras escandalosas disminuyeron con la emisión del segundo capítulo y supongo que se estabilizarán a lo largo de las semanas.

La nueva serie de AMC se centra en el abogado sin escrúpulos Jimmy McGill, el verdadero nombre del Saul Goodman que vendrá después. La historia arranca seis años antes de conocer a Walter White, cuando McGill tiene problemas para pagar las facturas y trabaja como abogado de oficio, al tiempo que intenta conseguir clientes desde un despacho alquilado en un establecimiento de pedicura regentado por asiáticos. Tras conocer accidentalmente a Nacho Varga, un socio de Tuco Salamanca, empezará su recorrido como abogado criminal sin escrúpulos.

Jonathan Banks

Better Call Saul pretende desmarcarse progresivamente de su serie madre, creando un universo propio pero con puntos comunes que jamás abandonará. Para empezar, la fotografía es muy parecida, recreando un Alburquerque estéticamente similar al de Breaking Bad, también en la forma de filmar, las posiciones de cámara y el ritmo. Por supuesto, hereda el humor negro y las situaciones tragicómicas. Los guiños y huevos de pascua estarán presentes constantemente y no creo que los dejen de lado pues será un valor añadido, una recompensa para el que vio la anterior ficción de Gilligan pero inocuos para el que no. En los dos primeros capítulos ya hemos tenido varios, como el negocio de pedicura, que ofrecerá años más tarde a Walter para blanquear dinero, la aparición de Tuco o Mike, o el cold opening del piloto, que desvela lo que ha sido de Saul tras desaparecer de Alburquerque.

Pero Better Call Saul pretende (y debe) ser una serie independiente y tengo muy pocas dudas de que lo consiga pues su fuerte es precisamente tener detrás a los mismos responsables de Breaking Bad, Vince Gilligan y Peter Gould, dos escritores que crearon una de las mejores series de la historia, en la que todo estaba perfectamente medido y sus historias no tenían ningún tipo de fallos. De hecho, Gilligan estaba vinculado con el proyecto desde el principio aunque compartiendo su tiempo la nueva ficción de CBS Battle Creek, pero ha acabado cediendo protagonismo al co creador de la misma David Shore (House) para volver a la de AMC.

Rodaje de Better Call Saul

En fin, lo que empezó siendo una posibilidad remota y luego una comedia de 30 minutos con Gilligan implicado pero cediendo el mando a Gould, ha acabado convirtiéndose en un drama de una hora con visos de convertirse en uno de los grandes estrenos del año. Hubiera visto el piloto con los ojos cerrados y probablemente con otros nombres en la producción ejecutiva, e incluso en otra cadena, pero creo que Better Call Saul no es un simple producto rentable sino que ha sido creada para trascender y, si todo va bien, la acabaremos devorando y venerando.

Archivado en AMC, Better Call Saul, Bob Odenkirk, Breaking Bad, Movistar Series, Peter Gould, Vince Gilligan
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs