El Museo Abelló presenta la exposición “Vestigios del Modernismo”

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Museu Abelló presenta la segunda exposición del ciclo dedicado a los Vestigios del Modernismo, pero en esta ocasión se centra en las interioridades cotidianas de la época. Las piezas expuestas son mayoritariamente objectos decorativos y esculturas de pequeño formato en metal, cerámica y vidrio. A través suyo descubrimos un mundo lleno de maravillas. Descubramos algunos aspectos interesantes de la vida del modernismo catalán.

Cartel de la exposición Vestigios del Modernismo

La exposición temporal titulada Vestigios del modernismo. Interioridades cotidianas estará disponible para todos los públicos hasta el día 8 de diciembre. Cabe mencionar que el Museo aporta actividades complementarias a la visita, como por ejemplo: conferencias, actividades para la familia e incluso un curso de joyería modernista. La comisaría es la Profesora Titular d’Història de l’Art Modern i Contemporani, de la Universidad de Barcelona, Teresa-M. Sala. Ella tuvo la idea de la muestra, como parte de sus clases magistrales en la universidad, de las cuales yo tuve el privilegio de asistir en mi época de estudiante.

Las piezas que presenta la exposición han sido adquiridas por el propio Abelló en el transcurso de su vida y han cobrado vida gracias al trabajo de campo e investigación de muchos estudiantes del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Barcelona.

Una parte de los objetos, que el artista consideraba piezas de museo, estaban ya expuestos en la Casa Museo en una vitrina específica, pero muchos otros no son conocidos por público porque permanecían en el taller del artista. Allí formaban parte del espacio más íntimo del pintor y mantenían la función original: como la champañera de la sala de la fuente, que se utilizaba en las fiestas del Club de Arte, o los tarjeteros de la sala de la música. De estos objetos privados, cabe destacar la colección de espejos, proveniente de uno de los rincones más mágicos del taller: un espacio habitación de un metro cuadrado con las paredes forradas de espejos modernistas y un lavamanos. Son piezas que Abelló sólo compartía con su círculo íntimo y que se convirtieron en museísticas (con la consiguiente pérdida de toda otra funcionalidad) el día que murió el pintor coleccionista.

En 1906, el arquitecto Bonaventura Bassegoda, desde las páginas de la revista Estilo, reflexionaba sobre el arte decorativo realizando una especie de compendio de lo que había sido el modernismo:

Esta es la época de verdadera resurrección en todo lo que se refiere a las artes llamadas decorativas. Y decimos llamadas, porque en rigor, el acto es solo uno y la misma fruïción artística puede producirnos un mueble, una joya, un vaso, una armadura, un tapiz, que un cuadro, un edificio o una estatua; la única diferencia estriba en la intensidad de la emoción y en que unas obras se refieren a la vida social y práctica; en tanto que las obras hablan un lenguaje más elevado, más abstracto

Jarrón atribuído a Louis Comfort Tiffan

La mayoría de los objetos expuestos también tienen como tema representado la mujer, que se convierte en objeto decorativo que a la vez decora los interiores rememorados del coleccionista. Los rastros metafóricos del tiempo y el valor de culto a determinados objetos propicia que algunos de ellos hayan llegado a convertirse en objetos de culto. Las artes decorativas del modernismo participan en la construcción del escenario doméstico, en el relato de las historias interiores de las casas. Sobre esta línea conceptual se basa la exposición. Descubriremos objetos decorativos o esculturas de pequeño formato de metal, de cerámica y de vidrio, muchas de las cuales han sido vendidas en comercios de la calle Ferran de Barcelona, en tiendas de moda como la de los hermanos Olivella en el número 37, que tenían forma de bazares y estaban llenas de mercancías y de objetos decorativos seriados.

Si queremos ver cómo las artes decorativas evolucionaron en la época del modernismo hasta convertirse en piezas de un museo, no dudemos en visitar esta magnífica exposición. ¡Esperamos que os guste!

Archivado en Artes decorativas, Modernismo, Museo, Museo Abelló
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs