La segunda temporada de Orange Is The New Black es más negra, más naranja y mejor aún

La segunda temporada de Orange Is The New Black es más negra, más naranja y mejor aún

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Gran temporada de la serie de Netflix

Desde hace unas semanas ya podemos disfrutar de la segunda temporada de Orange Is The New Black, toda de un tirón gracias a Canal +, que ha seguido el modelo Netflix también aquí en España y que propone una nueva forma de ver las series, aunque el binge-watching (el maratón de toda la vida) no es nada nuevo para los seriéfilos, pero esta forma de emisión modifica la manera de crear, para escritores y productores, que saben que su obra se verá de un tirón y no semanalmente. Esta entrada no contiene spoilers.

De otra forma sería demasiado complicada la inclusión de tal cantidad de personajes nuevos, y mucho menos desarrollarlos con la profundidad que se merecen, pero Jenji Kohan lo consigue, algo que también ocurre en Game of Thrones, amamos y odiamos a los que hay que amar u odiar. En Orange Is The New Black no sobra ninguno y eso que su creadora se ha empeñado en hacer crecer la familia hasta casi el infinito. Algunos figurantes con frase en la temporada anterior, ahora son secundarios muy importantes o incluso principales. Un reparto coral brillante, que funciona mecánicamente, de hecho, fue merecidamente recompensado en los pasados Critics’ Choice Awards y ojo que apuntan a los Emmy.

Algo más que secundarias

Con la adaptación de Piper a la vida carcelaria ya consumada, era el momento para ella, y para nosotros, introducirnos más en las pequeñas grandes historias de sus compañeras, cediendo parte de su protagonismo. Un gran acierto porque todas a su alrededor han crecido, pero me gustaría destacar a Crazy Eyes y a Red, la primera ha demostrado sus grandes dotes interpretativas, cuyas sobreactuaciones no incomodan, son incluso necesarias, y su actriz, Uzo Aduba, debe dar las gracias por un personaje tan bien construido. La segunda se ha confirmado como un personaje temido, querido y entrañable a partes iguales, convirtiéndose en uno de los más carismáticos de la serie.

Como toda nueva temporada, han llegado nuevos personajes a la cárcel, Soso, una activista que llegó demasiado lejos en sus reivindicaciones, y Vee, madre adoptiva de Taystee, llamada a ser la nueva antagonista, necesaria en toda cárcel. Ambas han provocado cambios a su manera. La asiática demuestra cómo de difícil es cambiar las cosas desde dentro. Las malas condiciones de la prisión ha sido otro engranaje más de la maquinaria de la serie, pues por él han pivotado muchas tramas este año. La trama de Vee, en cambio, ha venido a demostrar la volubilidad de las internas, de la amistad y de la naturaleza humana en general. El bienestar en prisión es fundamental, pero puede suponer la debilidad para muchas.

Antagonistas en la segunda temporada

Los múltiples hilos argumentales derivados de los múltiples personajes han funcionado como una “Naranja Mecánica”, en la que cada pieza ha encajado con otras, derivando en otras tramas y uniendo otras para fabricar un final redondo, más cerrado que el de la primera temporada, y dejándonos una sonrisa en la cara. La espera se va a hacer eterna para una serie que ha entrado en el grupo de las mejores. ¿Has visto ya la segunda temporada? ¿Has hecho maratón? ¿Qué opinión te merece _Orange Is The New Black?

Archivado en Crítica, Kate Mulgrew, Laura Prepon, Netflix, Orange Is The New Black, Segunda temporada, Taylor Schilling, Uzo Aduba
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs