Rectify (II): reinsertarse y sus consecuencias

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Dúo protagonista Rectify

Después de la positiva acogida que Rectify tuvo entre la crítica (estuvo nominada a 3 Satellite Awards) y el público, es más que comprensible que Sundance TV la renovase para una segunda temporada, la cual se estrenó este difunto 2014. Con el mismo equipo al frente de la ficción, esta segunda tanda de episodios mejora ligeramente la sensación obtenida por su predecesora: que Rectify es un sólido drama, con unas más que convincentes interpretaciones y un potente guión, que, esta vez sí, explota de manera definitiva y satisfactoria a todos los personajes.

Tras los graves acontecimientos de la season finale de su primera temporada, Rectify nos abre nuevos frentes: Daniel debe decidir si quedarse en Paulie, su pueblo natal, donde tanto él como su familia están en peligro, o marcharse a una gran ciudad, quizá hasta un condado vecino, mientras sus más allegados batallan con sus distintos problemas, en especial su hermanastro Ted Jr. y su esposa Tawney.

Abigail Spencer y Clayne Crawford

Con las labores de producción intactas, manteniendo el sello de calidad de la anterior temporada, aunque, eso si, abandonando en ciertas ocasiones ese puntito indie y abrazándolo sin tapujos ni cortapisas en otras, lo que de verdad distingue a Rectify de otras producciones dramáticas es su guión, más maduro, más centrado. Es por todos sabido que normalmente la primeras temporadas, indistintamente de los hechos que ocurran, tienen una función lógica: presentarnos a los personajes. Aquí, McKinnon desarrolla lo ya presentado, y lo hace de una forma tan sólida que no hay nada que reprocharle. Tiene momentos verdaderamente potentes (Daniel y un antiguo amigo emborrachándose en una casa ajena y lo que allí acontece; Tawney discutiendo con su esposo…), de un gran realismo, algo que en ocasiones echamos en falta en gran parte de las producciones llamadas a ser “importantes”.

Aden Young, recientemente visto en ese horror llamado Yo, Frankenstein (I, Frankenstein, Stuart Beattie, 2014), vuelve a bordar a un personaje con tantas aristas, tan roto por dentro, como es Daniel Holden. Young transmite mucho más con un sólo gesto que con sus diálogos, excelentes por otra parte. Junto a él, clavando sus papeles, el matrimonio Talbot, con una sospresiva Abigail Spencer (Oz: The Great and Powerful, Mad Men) y un no menos destacable Clayne Crawford.

Para concluir, Rectify dio un paso adelante con esta segunda tanda de episodios, mostrándose solida y entretenida (aunque su ritmo sea a veces demasiado lento), y dejando a los fans televisivos con ganas de más para una tercera temporada que espera ver la luz en la primavera-verano de este año.

Archivado en Drama, Ray McKinnon, Rectify, Sundance TV
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs