Series británicas: My Mad Fat Diary

COMPARTIR 0 TWITTEAR

My Mad Fat Diary

Comenzamos el ciclo de series británicas con una de las sorpresas del año 2013. Una serie que ha necesitado tan sólo 6 episodios (los que componen su primera temporada) para tirar abajo todas las puertas, ventanas y edificios que le obstaculizaban el camino. Una serie diferente, casi indescriptible, que merece ser vista más que comentada. Levantamos el telón y descubrimos a: My Mad Fat Diary.

Las producciones televisivas de origen británico suelen ir acompañadas de, cuanto menos, una presunción de calidad hasta que se demuestre lo contrario. Por este motivo merecen acaparar el foco de atención durante unos instantes, para comprobar las diferencias existentes entre las producciones británicas y el resto, aunque eso no sea una buena noticia para las series españolas, por poner una referencia que nos es familiar.

Rae sentada en los bancos del psiquiátrico

My Mad Fat Diary es, quizá, quien mejor desempeña la labor inicial de desmarcarse del resto, con una excelencia que no está al alcance de todas. La serie de Ben Caron y Tim Kirkby, que nace de la historia real que Rae Earl inmortalizó en su diario personal, articula toda la obra en torno a la dura realidad de una chica de 16 años recién salida del psiquiátrico por dañarse a sí misma.

La chica se llama Rae y su odio se centra, por encima de todas las cosas, en sí misma: tiene sobrepeso, su círculo de amigos se limita a una chica que conoció en el psiquiátrico y la relación con su madre se va deteriorando cada vez más. Todo esto es presentado desde una perspectiva realista, dura y explícita. Pero al mismo tiempo My Mad Fat Diary es comedia y consigue hacer reír, y mucho. Este es el aspecto más destacable de la serie: la conjugación de géneros sin que el resultado sea ridículo.

Y pese a tener muchos de los elementos que a otras series les ha hecho caer estrepitosamente en la frivolidad más rutinaria, My Mad Fat Diary escapa de ella con la calidad que atesoran la mayoría de las series británicas. En ningún momento tenemos la sensación de estar viendo algo repetido mil veces, sino que el producto se nos presenta como fresco, innovador y, sobre todo, interesante.

Rae y Finn en la cama

Sharon Rooney (Rae Earl) aguanta bajo el foco del protagonismo con una entereza deslumbrante y crea un personaje creíble y seductor. Todas sus emociones se escapan de las hojas de su diario (un personaje más de la serie) para hacernos cómplices de todo lo que le sucede. La conexión y complicidad que se crea entre el espectador y Rae es otra de las grandes bazas de la serie.

Los demás personajes no se quedan atrás y conforman un producto repleto de emociones contradictorias pero perfectamente conjugadas. No sobra ni falta nada. My Mad Fat Diary se perfila como una serie totalmente equilibrada. Su segunda temporada, recién estrenada, debe ser la encargada de apuntalar a una serie que cubre una dura realidad con sencillez, honestidad y buena comedia. Un ejemplo perfecto de calidad británica en televisión.

Archivado en Ben Caron, My Mad Fat Diary, Rae Earl, Sharon Rooney, Tim Kirkby
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs