El fin de la comedia, el principio de muchas cosas

El fin de la comedia, el principio de muchas cosas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Uno de los máximos exponentes del post humor

Para ser sincero, la comedia no es mi género favorito para una serie de televisión y hablo de ficción, porque en realidad sí me gustan los programas de sketches como La hora chanante o los monólogos de Nuevos cómicos. En ambos aparecía un personaje un tanto subversivo que a menudo no comprendía, un tal “Loco de las coles”. Efectivamente, era Ignatius Farray, un cómico con un estilo al que no estamos acostumbrados, un outsider en un país con demasiado sentido del ridículo. Y ahora tiene una serie en Comedy Central, El fin de la comedia.

Hace algún tiempo que no confío en la ficción española salvo contadas excepciones como Crematorio o ¿Qué fue de Jorge Sanz?, ambas provenientes de la factoría de Canal+, poco prolífica sí, pero una gozada esporádica. También de la televisión de pago llega El fin de la comedia, principal motivo para llamar mi atención, en primera instancia, pero fueron las críticas positivas las que me empujaron a verla definitivamente. La serie que, efectivamente, es prácticamente un remake de Louie funciona a la perfección gracias al personaje y a los guiones. No deja de tener esa cutrez tan española y en este caso es algo muy bueno porque no se trata sólo de retratar la vida de un cómico fracasado, sino también ser un reflejo de una sociedad en crisis de todo.

Víctor Clavijo y Javier Cansado junto a Ignatius

A lo largo de los seis episodios que componen la primera temporada asistimos a lo que se ha denominado “post humor”, que induce al espectador a reflexionar de qué y por qué se está riendo. No solo empatizamos con él y con lo que le ocurre sino que si extrapolamos su vida a la nuestra, se podrían crear otras tantas situaciones que, siendo nosotros los que estamos en pantalla, no nos harían ninguna gracia. A pesar de que este hecho le reste comicidad a la serie, ésta se convierte en un producto de mayor valor artístico que las sitcoms como Aida o La que se avecina, a las que tan acostumbrados nos tienen.

La ficción española sigue dando, poco a poco, pasitos adelante. El fin de la comedia es un gran avance, pero todavía queda mucho por hacer en las cadenas en abierto, en las que muchas de sus producciones siguen teniendo demasiada duración con el consiguiente estiramiento de las tramas y mucho, mucho relleno. Técnicamente se están haciendo las cosas muy bien pero aún nos falta mucho atrevimiento para tratar temas más delicados y guiones con personajes más complejos, algo que se está haciendo muy bien en paises de nuestro entorno con mayor valentía por parte de los ejecutivos y mayor cultura audiovisual por parte de la audiencia.

Archivado en Comedy Central, Crítica, El fin de la comedia, Ignatius Farray
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs