Pequeños gestos con grandes repercusiones, la guía intercultural

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Dicen que los hombres han nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua para saber escuchar y mirar dos veces antes de hablar. Pero yo añadiría que también hay que mirar dos veces antes de hacer cualquier gesto, ya que cada quien tiene su manera de matar pulgas y cada cultura tiene su manera de saludar y, por qué no, insultar, usando sólo las palmas de sus manos. ¿Quieres saber qué gestos gritan más que mil palabras?

El signo internacional de pulgar arriba

No todos los gestos son bromas y te pueden costar en algunos casos hasta tu libertad. Un simple gesto le puede parecer amable e incluso gracioso a una cultura y a otras les da motivos suficientes para multarte o simplemente para rechazarte. Le pasó a Mister Bean en la comedia Bean, lo último en cine catastrófico y le pasó al presidente americano, Richard Nixon, cuando visitó Brasil y acabó insultando a toda una nación. A continuación te vamos a echar una mano para que no quedes avergonzado haciendo un mal uso de algunos gestos y para evitar que alguien provoque la tercera guerra mundial.

Lo que no te van a perdonar en Grecia

¿Acaban de decir algo con lo que estás completamente de acuerdo? Ni se te ocurra levantar la mano porque tienes ganas de decir: ¡Chócala, tío! El gesto tiene su propio nombre en griego: moutza.

En la época del Imperio Bizantino cuando a los criminales se les castigaba exponiéndolos por las calles a lomos de un caballo, se les pintaba la cara de negro para indicar su culpabilidad. Si tenían suerte el color era de una pintura, pero si no, era de algo… marrón. Moutza es el símbolo de humillación porque las manos de otros te han cubierto la cara de vergüenza.

¿Darle el pulgar arriba? No en el Oriente Medio

Y no sólo en el Oriente Medio, pero también te aconsejamos que no uses este gesto ni en el oeste de África, ni en América del Sur. Contrario a la falsa leyenda que dice que era el gesto del emperador romano para indultar a los gladiadores, el pulgar arriba es una ofensa con connotaciones anales. Me mata la curiosidad: ¿Qué signos usarán en Facebook o YouTube para mostrar que les gusta algo?

Si te gusta, déjalo en el plato

Estamos hablando de Thailandia, Filipinas y China. En estos países es de mala educación acabar todo del plato ya que en otras palabras les estás diciendo que lo que te han dado de comer no es suficiente y que son demasiado pobres para ti.

Prohibido saludar en la calle

En Arabia Saudí es completamente ilegal saludar a una persona de sexo opuesto en la calle o que las mujeres caminen acompañadas por un hombre que no sea el marido. En 2008 hubo un caso en el que una mujer de los Estados Unidos se puso a hablar con un hombre en Starbucks e inmediatamente la arrestaron y la obligaron a firmar falsas declaraciones. En este país también queda prohibido que las mujeres conduzcan coches, que voten, que sean empresarias o que sean testigos en juicios.

¡Cuenta bien las flores!

En Rusia, como en el Este de Europa está muy muy muy mal visto regalar un número par de flores ya que eso significa muerte. Lo has leído bien, si regalas dos, cuatro, seis o incluso doce rosas a una chica se sentirá muy ofendida ya que sólo a los muertos se les llevan números pares de flores. La próxima vez que tengas una cita online con una rusa, recuerda que no importa si es virtual o real, siempre una rosa es mejor que dos. ¡De nada!

Mejor con palabras, ¿OK?

El signo internacional para OK

No lo he visto mucho en España, la verdad, pero el signo oficial de OK acaba fastidiando a los brasileños, principalmente, y seguro que no será el único país en el que la “O” parezca más un agujero sexual que una letra. De hecho el caso más conocido del mal uso del gesto fue el del presidente Nixon al visitar Brasil en los años cincuenta, cuando en vez de trasmitir que todo había sido genial, mandó a todo el país a la porra.

Poca paz y nada de amor

Se levantan los dedos: índice y medio, un poco separados, mientras que los demás dedos permanecen cerrados. El gesto viene en dos variedades: con las palmas hacia fuera, significando, ¡paz y amor! o, ¡victoria!, y con las palmas hacia dentro, lo que lo convierte en insulto para varias culturas. Se trata principalmente de los países de habla inglesa como Australia, Gran Bretaña, Irlanda o Nueva Zelanda, que lo ven como una llamada a la guerra. En Italia, si además te pones la nariz entre los dos dedos estás automáticamente insinuando algo obsceno.

¿Te ha pasado algo parecido?, ¿nos hemos dejado algo importante fuera? Háznoslo saber y no olvides: ¡no te metas en problemas! Quedas avisado: nada de, ¡háblale a mi mano! en Grecia y nada de socializar por la calle en Arabia Saudí. Como regla general, intenta leer sobre las costumbres y la cultura de un país justo antes de visitarlo. ¡Felices viajes!

Archivado en Costumbres, Culturas, Flores, Gestos, Insulto, Malinterpretar, Paz y amor, Pulgar arriba, Socializar
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Rosa Sebastià dice:

    ¡Articulo muy interesante sobre todo si viajas!

  • Ionela Scoarta dice:

    O si recibes a alguien que está de viaje 😉

  • LedHid dice:

    Hola! yo soy de Venzuela y en mi país el pulgar hacia arriba significa “bien” o que te gusta algo, igual que el simbolo de youtube y facebook.

  • […] por lo tanto, verse a sí mismo a través de las perspectivas de otros puede ser al mismo tiempo un gesto respetuoso y revelador. ¿Cómo nos relacionamos nosotros, como cultura, con los demás? ¿Cómo se […]

  • […] factores de personalidad. Según esta suposición nacemos siendo parte de una de las siguientes dos culturas: reclamantes o adivinos –askers or guessers en […]

  • […] Nunca olvidaré mis primeros meses en España. Además hay una escena muy bien guardada en mi memoria que ha marcado un antes y un después. Con 17 años, en segundo de bachiller, en la clase de castellano el profesor pregunta: ¿Qué es una metáfora? Después de haber estudiado en Rumanía 3 años de filología, la metáfora la consideraba un concepto básico, pero en esa ocasión me fue imposible definirla. No porque no lo recordaba, sino porque no encontraba la manera de explicarlo en castellano, no disponía de todas las palabras que me hacían falta. Fue entonces cuando me di cuenta: puedes ser muy culto en un idioma y bastante tonto en otro. Extrapolando esto a la interculturalidad, podemos decir que podemos ser muy educados en una cultura y francamente maleducados en otras. […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion