“Goya contrastado” en el Museo Lázaro Galdiano

COMPARTIR 0 TWITTEAR

En Madrid hasta el 14 de enero, tenemos a nuestra disposición la obra de Goya, “La carta” o “Las jóvenes” y “Adami y Goya en el salón”, del Equipo Crónica, que reinterpretan la colección que del genio aragonés posee el Museo Lázaro Galdiano. Es una ocasión única para disfrutar de esta nueva versión al estilo pop de todo un clásico. También una buena oportunidad para contemplar la obra de Goya procedente del Palais des Beaux Arts de Lille, ya que sólo ha visitado nuestro país en el año 1996 y es prestada en muy pocas ocasiones.

Goya

En todas las épocas los artistas han mirado hacia el pasado para aprender de los clásico y sobre todo para inspirarse cuando se encontraban faltos de ideas. Este método de regresión ha llegado a nuestros días, con multitud de combinaciones curiosas y hasta asombrosas.

Junto a estos genios de la creación, siempre hay instituciones dispuestas a colaborar, ensayar fórmulas imaginativas, intercambiar obras, ideas e ilusiones, es tal vez un camino que ajeno a las circunstancias, continúa ofreciendo a la sociedad el acercamiento al arte en su estado más puro.

Me han llamado gratamente la atención, dos proyectos expositivos, organizados, respectivamente, por el Palais des Beaux Arts de Lille y por Patrimonio Nacional junto a la Fundación Banco Santander, incluyen dos iconos de la Colección Lázaro: Meditaciones de San Juan Bautista, de El Bosco, y La Tienda de Luis Paret.

Una ocasión única para traer a las salas del Museo Lázaro Galdiano dos piezas que completen, por un lado, la magnífica colección de Goyas de la institución y, por otro, enriquezcan con lecturas contemporáneas la obra del genio aragonés.

La obra La carta o Las jóvenes, de Francisco de Goya y Lucientes, llega a Madrid procedente del Palais des Beaux Arts de Lille. Es una invitada excepcional, ya que sólo ha visitado nuestro país en una ocasión, para participar en la exposición monográfica organizada por el Museo del Prado en 1996.

Esta obra es muy querida por del Gobierno francés debido a su extraordinario valor, y cedida en muy pocas ocasiones, perteneció a la colección real de Philippe de Orleáns, formando parte de los fondos del Museo de Lille desde 1873, año en el que ingresó junto a otra obra cumbre de Goya, Las viejas.

Pop

Ambas han sido consideradas tradicionalmente como pareja de cuadros, no obstante, estudios recientes descartan esta hipótesis destacando su relación estilística y cronológica con La forja de la Frick Collection. La carta o Las jóvenes, muestra a una maja con vestido negro y corpiño blanco que se detiene a leer una carta; a sus pies un perrito reclama su atención. Tras ella, otra joven sostiene una sombrilla.

Esta imagen transmite ociosidad, se enfrenta a Las lavanderas trabajando duro. Gran parte de la historiografía quiere ver en esta escena una alegoría de la seducción, subrayada por la iluminación que recae sobre el pecho de la protagonista y por el perrito que simboliza la lujuria.

A su lado se muestra Adami y Goya en el salón, perteneciente a la colección de la Fundación Banco Santander. Se trata de una reinterpretación pop que el Equipo Crónica realizó de La Leocadia, una de las protagonistas de la serie de Las Pinturas Negras de Francisco de Goya.

El Equipo Crónica desarrolló en 1974 la serie La subversión de los signos, estableciendo un juego de imágenes pertenecientes a grandes maestros del arte. Como en los demás cuadros de esta serie, en éste aparecen con grandes letras los nombres de los artistas de referencia, el de Goya y el Valerio Adami, este último reconocido como uno de los artistas europeos más importantes y caracterizado por un estilo muy personal y de gran influencia en la obra del grupo.

Al mismo tiempo, dos de las obras más importantes de la colección del Museo Lázaro, Las Meditaciones de San Juan Bautista, de El Bosco, y La tienda, de Luis Paret, podrán disfrutarse fuera del entorno habitual con motivo de las exposiciones “Les fables du paysage flamand au XVIe siècle”, en Lille, y en la muestra “Goya y el Infante Don Luis: el exilio y el reino” en el Palacio Real de Madrid, ocasiones únicas que propiciarán nuevos diálogos a través del intercambio con otras colecciones.

“Goya contrastado”, como así se ha denominado este encuentro, permite al Museo Lázaro Galdiano proponer a sus visitantes un juego de lecturas transversales a partir de la contemplación conjunta de las dos obras invitadas. De igual manera es una ocasión perfecta para conocer las salas del museo y su renovada oferta expositiva.

Archivado en El Equipo Crónica, Francisco de Goya, Museo de Lille, Museo Lázaro Galdiano, Pop, Valerio Adami
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion