Joya o pasatiempo: Masters of sex

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Entre tanta proliferación de ficciones televisivas uno puede encontrar de todo, como si de un mercado de libros de segunda mano se tratara. Obviamente, el gran beneficiado de la ampliación masiva de posibilidades es el espectador. Y en este sugerido mercado de segunda mano, tanto si buscas una obra profunda e intelectual como si tu objetivo es encontrar algo para pasar el rato, no tendrás problemas. En ocasiones uno puede profundizar en su gusto. Conoces el terreno y recuerdas, perfectamente, la de veces que te han dado gato por liebre. Y entre tantos montones, no pierdes la paciencia en busca de una joya, y no un simple pasatiempo con una cubierta bonita. Y das con Masters of Sex.

Masters of sex FINAL

No me parece conveniente reducir la serie a una escueta y fría sinopsis, prefiero focalizar mi opinión en desmenuzarla interiormente: no se atrae al espectador tanto por lo que vas a contar, sino por cómo vas a ejecutar una trama, que, normalmente, ya nos han contado infinidad de veces. Y en este aspecto es donde Masters of Sex (Showtime, 2013) despliega todo su potencial.

De esta forma uno se acerca a (la tan recurrida) The Sopranos, no porque nos vayan a deleitar con una original proyección del universo del hampa (que también), sino porque entre los personajes se alza Tony, quien se gana el pan (y la mansión) con prácticas mafiosas, pero que al mismo tiempo va al psicólogo porque se obsesiona por unos patos que un día decidieron dejar la piscina de su jardín.

Tampoco esperamos cada episodio de Mad Men para adentrarnos en el mundo de la publicidad de los años 60. No. Lo vemos porque Don Draper nos atrapa, como si fuéramos una de sus azafatas lejos de su hogar o amas de casa aburridas. Y entre una trama que parece no avanzar nunca y unas oficinas excesivamente organizadas y limpias, uno se encuentra en el dilema de decidir si odiar o amar a Don, dilema que suelen tener todos los personajes de la serie.

Masters of Sex en la cama

Y de repente se nos presenta una serie con un título tan explícito como engañoso, y nos acercamos con curiosidad por ver cómo han tratado ahora un tema tan cotidiano, pero que sigue siendo tabú, como es el sexo. Pero no tardaremos en comprobar que no nos quedaremos en su mundo (un mundo que inevitablemente recuerdo al espacio de Mad Men) únicamente por una fugaz curiosidad.

Masters of Sex ejecuta la idea de una manera limpia y exquisita. Desde el episodio piloto pone las cartas sobre la mesa y boca arriba, sin arrugarse. Exponía lo engañoso del título por la capacidad de atracción que puede captar sin dar a conocer nada sobre la serie. Como cualquier proyecto que lleva el nombre de Spielberg o de Apple. Pero una vez que grita a los cuatro vientos la palabra sexo y consigue que todo el mundo se gire, desenvuelve una narrativa brillantemente resuelta, con insultante sencillez.

Conoceremos al Doctor Masters que al más puro estilo Don Draper (es imposible no compararla con la obra maestra de AMC) aprovechará los momentos en que el foco le apunta para brillar con una fuerza sin igual. William “Dos Caras” Masters (Michael Sheen) llevará al espectador de la mano a su propio desequilibrio y conflicto entre su vida profesional y personal.

Masters of sex

En cada uno de los dos lados, excelentemente bien diferenciados y conjugados, le acompañarán dos personajes femeninos: Virginia Johnson (Lizzy Caplan) y Libby Masters (Caitlin FItzgerald) –y sí, recuerda a Betty Draper-. Ambas lucharán con sus armas con el objetivo de que cada uno de sus lados (el profesional y el personal del Doctor Masters) luzcan por igual. Y lo consiguen de tal forma que la trama avanza de la mano del conflicto interior de Masters.

Os invito, pues, a que no temáis en adentraros en el conflicto del audaz y enigmático Doctor Masters. Seguid la investigación científica acerca del sexo, conoced a los nuevos voluntarios que se presentan para cada prueba, preguntaros el por qué del comportamiento de cada personaje, odiadlos o amadlos. En definitiva, cuestionaros su realidad. Pues esto es lo que, una joya entre montones de pasatiempos, consigue.

Archivado en AMC, Caitlin FItzgerald, Don Draper, Lizzy Caplan, Mad Men, Masters of sex, Michael Sheen, Showtime, The Sopranos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs