Mundos paralelos: “Libertad” de Jonathan Franzen, grilletes fuera

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Desde la ventana de mi habitación contemplo cómo preparan la guillotina unos libertinos encapuchados. Yo seré quien accione el resorte para que caiga la cuchilla. Vamos a cortar otra cabeza en nuestra sección de literatura. Sangre. La de Jonathan Franzen, un escritor malencarado, nacido en la ciudad del viento. 667 páginas de “Libertad”. Espero que nos acompañes, necesitamos tu ánimo, me da escalofríos saber que la crítica se derritió alabando la prosa y la sensibilidad de esta obra publicada en 2010. ¡La gran novela americana! Una obra maestra. Casi nada. Al parecer su exquisito retrato de la psicología estadounidense nos dejará boquiabiertos. En fin. ¿Qué es la libertad? ¿La valoramos? ¿La merecemos? ¿La tenemos?

Jonathan franzen

G.I.: Carlos, nos vemos otra vez por estos lares. ¿Preparado para elogiar y pisotear con agallas? Ayer me pasé por una librería, tenía veinte minutos muertos… y no creo que haya mejor electroshock. Me puse a buscar un libro para la segunda edición de Mundos paralelos con la esperanza de sorprenderte y que aceptaras mi proposición. Mis ojos saltaban de un título a otro y no sentía la necesidad de echar el guante a ninguno, hasta que me agaché, me puse en cuclillas, y en la fila de abajo encontré una novela que tenía entre ceja y ceja desde hace unos meses. Un tesoro. O eso dicen los del Sunday Book Review del New York Times. Dicen que es una obra maestra.

Franzen

C.G.: ¿De nuevo nos topamos con “obras maestras”? ¿Seguirá Franzen los consejos de Dicker? Por otra parte, no tienes que ponerte en cuclillas para convencerme Gorka. Confío plenamente en tu olfato literario, así que hay que ponerse en pie y comenzar a explorar esta novela. ¿667 páginas y ni un solo dibujo? ¿Cómo puede ser esto una obra maestra? Será que el título es sumamente tentador: el valor americano por antonomasia. Aunque ahora sí que tendremos una mirada desde dentro.

G.I.: ¿Desde dentro? William Wallace lo gritó desde lo más profundo de su ser… menuda escena. ¿Te referías a eso, Carlos? Vale, vale, relájate, no hace falta que me arranques la piel, sé que no eres tan superficial. Me apetece muchísimo descubrir qué es lo que hace tan especial a esta novela. ¿Será innovadora? ¿Nos inyectará nuevas ideas que nos hagan crecer, o será un relato tan frívolo, que lo iremos olvidando a medida que pasamos las páginas? ¿Nos emocionará o nos aburrirá? ¿La brillantez estará en cómo cuenta la historia? ¿Será un gran narrador este chico de gafas? ¿Concentrará sus esfuerzos en criticar con inteligencia la sociedad de su país? ¿No es demasiado caro ser libre? ¿No es una quimera solo para valientes? Demasiadas preguntas, demasiada expectación. Lo lógico, antes de quitarnos de encima la portada.

C.G.: Que te digan que el buen Franzen ha vendido más de 2.8 millones de ejemplares es como para hacerse una expectativa, no sin temblar un poco. Aunque parece que Las correcciones es la fuente de su éxito. Ya veremos si quedamos con ganas de dedicarle otra edición al autor que tiene bastante coraje, hay que admitirlo. Mira que ponerle como título Libertad a una novela, así nada más como si fuera cualquier cosa. Vamos a ver si resiste una mirada de corte existencialista.

Escritor

G.I.: Vamos a ver, vamos a ver… los comentarios después, ahora no paro de darle vueltas, ¡a ver cómo troceamos esta novela para comentarla en Mundos paralelos! Estoy pasando páginas… mmm… ¿qué te parece si leemos hasta el capítulo titulado, “Explotación a cielo abierto”, y hablamos el sábado? El siguiente tijeretazo lo podríamos dar en “Una fuente de problemas”. Tres semanas. Seis artículos.

C.G.: Bueno, mi linda edición electrónica no llega a tanto detalle. Pero seguro me encuentro por ahí los títulos, así que me parece muy bien. Vamos a ver si el tal Franzen es realmente una “fuente de problemas” que, tratándose de la literatura, son cosas que se agradecen. Me he asomado a las primeras línea, lo siento, soy curioso por naturaleza (y el buscar los cortes que propones también ha ayudado). La cosa es interesante, pero ya no digo más y vamos a poner ojos a la obra. Hasta el sábado entonces.

G.I.: Habrá que vestirse de explorador, no hay más remedio, hay que sacar el machete en la jungla. ¿De verdad no tiene dibujos? Aún estamos a tiempo de leer Teo en el zoo… lo dejo como idea para la próxima edición de este “club de lectura”. Que no se nos olvide… Sin más dilación, inserto el CD de los Nocturnos de Claude Debussy en el reproductor, me siento en mi sillón naranja con las patas para arriba, tan cómodo que me avergüenzo… me sirvo una copa de zumo de piña, y apago la luz de la realidad. ¡Dulces sueños!

Hasta “Explotación a cielo abierto”

Hasta “Una fuente de problemas”

Hasta el final

Archivado en Bestseller, Jonathan Franzen, Libertad, Libro, Libros, Literatura, Mundos paralelos, Novela, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs